Teléfono :
+549 387 5181219
Dirección:
Calle 123, Argentina
Email :
correo@redeschaco.org

Motivos iniciales para proteger el Parque Nacional Defensores del Chaco

El documento1.065 motivos iniciales para proteger el Parque Nacional Defensores del Chaco: evaluación ecológica rápida elaborado y publicado en 1999 por la Dirección de Parques Nacionales y Vida Silvestre (DPNVS) / Fundación para el Desarrollo Sustentable del Chaco (DeSdelChaco) / The Nature Conservancy (TNC) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), presenta datos interesantes del Parque Nacional Defensores del Chaco. Así mismo VERA et al. (2000), mencionan al parque como el mejor sitio conocido actualmente en términos de diversidad biológica y procesos naturales en el Chaco.

El PNDCh, por su estratégica ubicación salvaguarda paisajes típicos chaqueños y especies en estado de conservación crítico a nivel mundial como el jaguarete (Panthera onca), tagua (Catagonus wagneri) y cuervo real o yryvu ruvicha (Scarcoramphus papa) entre otras.

El área silvestre protegida, por su dimensión, es ideal para la protección de especies cuya necesidad de hábitat para desplazamiento es grande, como los grandes mamíferos y las rapaces. En cuanto a su vegetación, que a primera vista aparenta ser homogénea, ofrece una gran diversidad de hábitats, siendo algunos muy específicos en los cuales habitan especies raras o de distribución restringida.

La clase invertebrados también es muy característica del área, encontrándose arácnidos de localización única hasta la fecha. Otra de las grandes riquezas faunísticas que alberga es la gran diversidad de Hemípteras (hormigas), Lepidópteras (mariposas) e Himenópteras (abejas).

El Parque Nacional Defensores del Chaco presenta una diversidad biológica representativa de la región chaqueña y una buena representación de lo que existe a nivel nacional. En el Chaco se identificaron 8 comunidades vegetales como el Bosque denso semideciduo estacionalmente saturado (BDSES), Bosque xerfítico denso semideciduo subhúmedo (BXDSSH), Bosque xeromórfico abierto semideciduo (BXAS), Sabana arbolada de inundación periódica (SAIP), Matorral xeromórfico semideciduo (MXS), Vegetación hidromórfica permanente (VHP) y Acantilados con vegetación herbácea (AVH) y el Bosque xerofítico abierto semideciduo subhúmedo (BXASSH).

La comunidad vegetal de mayor extensión es BXAS y de menor cobertura es la VHP que podría ser un hábitat raro y frágil. Las comunidades vegetales con mayor riqueza de especies son los BDSES, BXAS Y MXS, que albergan alrededor del 40% de las especies reportadas para el parque. Desde el punto de vista de las amenazas que viene soportando el parque son jerarquizadas de Muy Alta Fragilidad el BXAS y el MXS; de Alta fragilidad el BXASSH y de Fragilidad moderada el BDSES, el BXDSSH y la SAIP.

Para la flora se han registrado 535 especies de plantas vasculares en el parque, que representan el 7.6% del total de plantas vasculares estimadas para el país y el 21.4% para la Región Occidental. De éstas, las siguientes siete especies son endémicas de la región Chaqueña: Jacaratia corumbensis (CARICACEAE), Gymnocalycium eurypleurum (CACTACEAE), Stetsonia coryne (CACTACEAE), Bulnesia sarmientoi (ZIGOPHYLLACEAE), Habrantus leonensis (AMARYLLIDACEAE), Jatropha chacoana (EUPHORBIACEAE) y Trichogonia hassleri (ASTERACEAE) es endémica de Paraguay. El parque protege 56 especies que pertenecen a alguna cateroría de amenaza según varias instituciones.

Las de mayor urgencia para la conservación son Amburana cearensis (trébol), considerada en peligro de extinción y Bulnesia sarmientoi (palo santo), la cual está siendo explotada de una manera no sustentable.

Para la fauna se describen en total 426 especies de vertebrados para el parque, siendo registradas durante la Evaluación Ecológica Rápida (EER) el 60% de las mismas, lo que indica que el parque se mantiene en condiciones estables ya que la lista preliminar forma parte de registros sobre el área protegida desde tiempos remotos.

El número de especies de vertebrados amenazados que el parque protege asciende a 106 especies.

Considerando la frecuencia de aparición de especies de peces, de acuerdo a los puntos de muestreo, sólo el 13% de las registradas es abundante o de amplia distribución dentro del parque. El 22% son raras, es decir, sólo aparecen en 3 o 4 puntos de muestreo.

Los datos reportados confirmaron el 70% de las especies de anfibios y el 47% de las de reptiles registradas para el parque. El Bosque abierto semideciduo xerofítico subhúmedo y el Bosque denso semideciduo xerofítico subhúmedo poseen la mayor diversidad de anfibios y el Matorral semideciduo xeromórfico, mayor cantidad de reptiles.

Se han registrado más del 60% de las especies de aves reportadas para el parque, obteniendo mayor diversidad de las mismas el Bosque xeromórfico abierto semideciduo y el Bosque denso semideciduo estacionalmente saturado. En este último se ha registrado el Thamnophilus sticturus, una nueva especie para Paraguay, ampliándose la distribución de la misma en América del Sur.

Se ha confirmado el 38% del total de mamíferos descritos para el parque, ocupando la mayor diversidad el BXASS y el BXAS. Las comunidades vegetales de mayor importancia por albergar el mayor número de especies amenazadas son el BXASS, BXAS y el BXDSS.

La diversidad de invertebrados del parque ha sido poco estudiada aún por lo que no se ha reportado la aparición de especies nuevas tanto a nivel nacional como para la ciencia. El Centro de Datos para la Conservación ha registrado para el área 10 especies de las cuales el 100% son especies amenazadas y en su mayoría son consideradas endémicas y de única localización dentro del parque hasta donde se conoce.

Las especies como el Jaguarete (Panthera onca), Tatú carreta (Priodontes maximus) y Ocelote (Leopardus pardalis) consideradas amenazadas tanto en el ámbito nacional (CDC, Fauna Amenazada -DPNVS) como internacional (CITES, UICN), tienen una frecuencia común de aparición por comunidades vegetales, sin embargo, se hace necesaria la implementación de un programa de monitoreo sobre estas especies para conocer las tendencias de sus poblaciones debido a que han sido localizadas principalmente en comunidades de muy alta a alta fragilidad por las tensiones que reciben (DPNV et al., 1999)

Deja un comentario