Teléfono :
+549 387 5181219
Dirección:
Calle 123, Argentina
Email :
correo@redeschaco.org

La unidad xerofítica

Se describe la vegetación del Norte, Nor-oeste, Oeste y centro del Chaco.

Para las áreas mencionadas, se describen las diferentes formaciones vegetales con sus especies más representativas, según las variaciones del clima y los tipos de suelo.

Esta unidad se desarrolla con índices de precipitación que oscilan entre los 900 y 400 milímetros de lluvias anuales y distribuidas muy irregularmente durante los meses de verano.

Cubre la mayor parte del Chaco seco y para algunos como UNESCO (1973), es extremadamente xerofítico, aunque el carácter de xeroficidad varíe con la ubicación de la formaciones; algunos autores han hecho referencia a esta unidad; en efecto; TORTORELLI (1967), lo menciona como el “parque chaqueño” y “monte occidental”; HUECK (1978) como el “bosque de quebracho de las llanuras del Chaco Central”; ESSER (1982) lo denomina como “matorral xerofítico espinoso” con suculentas”; LOPEZ GOROSTIAGA (1984) como “bosque xerofitico denso”; “quebrachal”, por RAMELLA & SPICHIGER (1989) y “bosques xeromórficos del Chaco seco” (SPICHIGER et al, 1991). Otros autores han descripto a éste bosque dentro del contexto de zonas ecológicas de vegetación, como el caso de SANJURJO (1977) quien lo define dentro de las zonas denominadas “de médanos” y Chaco cruceña.

En efecto ésta unidad es muy variable fisionómicamente hablando, por lo que denominaciones tales como “quebrachal” o “bosques de quebracho” engloban varios tipos de bosques. Su aspecto general es el de un matorral con árboles aislados cuya densidad varía en función a los tipos de suelos y disponibilidad de agua en los mismos.

Se ha constatado que cuanto mayor es la impermeabilidad de los suelos en superficie y éstos se tornan más secos, la formación se hace más abierta y más clara.

Sin embargo, cuando hay una mayor disponibilidad de humedad, la formación se vuelve más densa. También se conoce actualmente que algunas especies son pioneras en colonizar suelos extremadamente xeromorfos en el Chaco, por lo que las mismas abundan en donde la humedad es escasa (MITLÖHNER, 1990).

Atendiendo a factores como los tipos de suelos y la toposecuencias, a ésta unidad se la puede volver a diferenciar en las siguientes formaciones:

1. Formaciones xerofíticas no inundables

Se desarrolla sobre diferentes tipos de suelos en un poco mas de 50% del territorio chaqueño boreal; los tipos de vegetación que van desarrollándose tienen que ver con el cambio de los tipos de suelos y la geomorfología. Según la fisionomía de la vegetación, esta irá tomando diferentes denominaciones. Son las siguientes:

1.1. Matorral sobre arenas eólicas (dunas) Denominación dada a las formaciones hasta o menos de 5 metros de altura (UNESCO, 1973)

Se encuentra en dunas longitudinales de dirección Norte-Sur que se han desarrollado y ampliado hacia el norte, de acuerdo a la transgresión del Río Parapití. Las dunas son productos del transporte eólico de los sedimentos aluviales del Río Parapití por fuertes vientos Norte.

Según SANJURJO (1977), estas dunas proceden de las arenas arrastradas por el Río Parapití, depositados por la acción hídrica y remodelados por acción eólica.

Probablemente hace por lo menos 7.000 años, el río comenzó a trasladarse hacia el Norte con lo que el área de las dunas se expandía, es decir trasladaba cada vez más hacia el Norte. Las dunas comenzaron a fijarse gracias a una vegetación más densa, cuando el clima árido fue seguido por una fase más húmeda. Según ello, la comunidad botánica “bosque xerofítico sobre dunas” comenzó a instalarse por primera vez alrededor de 5.000 años en el Chaco.

El matorral sobre arenas eólicas es una formación predominantemente caducifolia (MERELES & DEGEN, 1993) conformando preponderantemente por arbustos y árboles aislados que no sobrepasan una altura de 5 metros y en donde no se observa una diferencia en la estratificación; se desarrollan con poca precipitación (unos 400 – 500 milímetros) pluvial (CIF, 1991), valores que pueden variar dentro de un pequeño rango según las estaciones más o menos lluviosas, éstas caen en 1 – 3 meses como máximo. Los fuertes vientos que soplan desde el Noroeste son casi una constante, se desarrollan sobre suelos arenosos muy sueltos y arenosos casi en su totalidad; éste matorral es denominado por LOPEZ GOROSTIAGA (1984) como “matorral de dunas y mantos arenosos” y por CIF (1991) como ” matorral de médanos” y sostiene que este matorral xeromorfo desarrollado sobre los médanos cubren una superficie aproximada de 1.016.400 hectáreas, lo que corresponde a 4,11% de la región.

Su geomorfología predominante es de las dunas, las que presentan crestas de varios metros de altura y sobre las que se desarrolla un tipo de vegetación característica.

La dominancia de las especies se encuentra dada por las variantes en la geomorfología del terreno; de acuerdo a eso, se tienen dentro de éste matorral, a las subformaciones:

La vegetación de las crestas de las dunas se presenta como la de un matorral, que se desarrolla en forma muy discontínua y por manchones; tienen un marcado carácter xerofítico, con especies de suculentas (cactáceas y euforbiáceas) y con iguales características en el estrato hebáceo en donde las especies son además en su mayoría, rizomatozas.

Las especies dominantes en el estrato arbóreo son las siguientes:

Aspidosperma piryfolium, Schinopsis balansae, Jacaranda mimosifolia, Acacia aroma, Pterogyne nitens, Schinopsis cornuta.

Tanto Aspidosperma piryfolium, Jacaranda mimosifolia como Schinopsis balansae, tienden a formar poblaciones puras, en tanto que Pterogyne nitens, crece en forma aislada.

En las laderas y bajos aledaños a las crestas de las dunas aprecen otras subformaciones, con una fisiografía del tipo sabana herbácea de “espartillares” (donde el dominante en el estrato herbáceo es el espartillo (Elionurus muticus) u otras especies como: Aristida mendocina,Schizachyrium condensatum y Schizachyrium sp.), semejantes a los del Chaco Central, en el cual aparecen, en forma aislada, arbustos y árboles de mediano porte.

Las especies leñosas preponderantes en el estrato arbóreo, son las siguientes:

Tabebuia aurea, Jacaranda mimosifolia, Agonandra excelsa, Schinopsis heterophylla, Pterogynenitens y Schinopsis cornuta.

Aunque forma parte de la formación matorral sobre dunas, la dominancia en la monoespecificidad de algunos elementos le dan un aspecto de “sabana”.

En general, sobre los médanos los matorrales presentan los siguientes dos aspectos:

1.1.1. Sabana arbolada

El comprendido por un estrato arbustivo o arbóreo que no sobrepasan los 6 – 7 metros de altura, monoespecifico, el que es acompañado por un estrato herbáceo más bien graminosos teniendo este conjunto casi un aspecto de sabana arbolada; las especies preponderantes en el estrato superior y que crecen en forma monoespecífica, son:Schinopsis cornuta, Aspidosperma piryfolium.

Especies acompañantes: Elionurus sp., Eragrostis lugens, Aristida mendocina, Cenchrus ciliaris,Stachytarpheta sp., Pfaffia fruticulosa, Alternanthera albida, entre otras.

1.1.2 Sabana parque

El de las formaciones discontinuas con árboles aislados, en donde las especies arbustivas son de porte achaparrado y tortuoso, destacándose en el primer estrato algunas especies arbóreas; el estrato herbáceo no presenta un tapiz graminoso continuo como en el primer caso.

En el estrato superior, la dominancia es de: Aspidosperma quebracho-blanco, Chorosia insignis, Schinopsis quebracho-colorado, Schinopsis heterophylla. Se destacan como preponderantes a las siguientes especies en el matorral: Pithecellobium chacoense, Jatropha excisa, Jatropha excisa var. pubescens, Mimosa castanoclada, Cnidoscolus vitifolius var. cnicodendron, Opuntia quimilo, Cochlospermum tetraporum, Bauhinia argentinensis, Bauhinia hagenbeckii, Caesalpinia coluteifolia, Piptadeniopsis lomentifera, Ximenia americana, Cereus stenogonus y Acacia aroma.

En el estrato herbáceo, se destacan:

Stachytarpheta sp., Mimosa chacoensis, Chaetocalyx chacoensis, Macroptylium lathyroides,Elionurus muticus, Schizachyrium condensatum, Caesalpinia stuckertii, Cnidoscolus albomaculatus, Capsicum chacoense, Bulbostylis capillaris, Aristolochia sp., Erythroxylon sp.,Sacoila paraguayensis, Stenorrynchus sp.

En los sitios alterados y borde de los caminos, es común observar la presencia de Cercidum praecox, Acacia aroma, Opuntia quimilo, Pithecellobium chacoensis y Senna chlorochlada; especies pioneras en este tipo de suelos ya modificados (MERELES & DEGEN 1997).

2. Formaciones sobre arenas hídricas

2.1. Bosque xerofítico

Se desarrollan sobre suelos sueltos, arenosos, de origen hídrico, cuyos sedimentos provienen de la Sierra de Santiago, en Bolivia, arrastrados por las aguas; abarca gran parte del área Norte, en las inmediaciones de las localidades de Agua Dulce al Norte, Base V, Adrián Jara y Cerro Chovoreca. En toda el área, los afloramientos rocosos son visibles y muchas veces forman un tapiz sobre la superficie. La vegetación típica de esta parte está constituida por un bosque bajo; la fisionomía de esta formación, a diferencia de las demás partes del Chaco Boreal, se mantiene siempre densa y con mas de 2 estratos de vegetación tomando un aspecto de bosque, de ahí su denominación.

Este bosque bajo, desarrollado sobre este tipo de suelos, adquiere una fisionomía bastante parecida a la del “bosque xerofitico típico” del Chaco Central, con la diferencia de que, probablemente por la textura y composición de los suelos, las especies adquieren un mayor porte.

En efecto algunas especies adquieren en esta formación tamaños inusuales tanto en altura como DAP. Este matorral se encuentra compuesto por los mismos componentes que el matorral de transición (que será descripto más abajo), con especies típicas del matorral xerofitico sobre dunas y el matorral típico de los suelos arcillosos, así como de sus especies propias.

El tamaño inusual de estas especies probablemente esté dado por las características de sus suelos, más sueltos y permeables, lo que permite una acumulación de la humedad.

Dentro de esta formación se destacan las siguientes especies en el estrato arbóreo:

Pisonia zapallo, Anadenanthera colubrina, Anadenanthera peregrina, Aspidosperma quebracho blanco, Schinopsis heterophylla, Amburana cearensis, Cochlospermun tetraporum, Athyana weinmannifolia, Tabebuia impetiginosa.

En el sotobosque aparecen: Capparis retusa, Ruprechtia triflora, Quiabentia pflanzii, Ximenea americana, Schinus fasciculata, Acacia praecox, Mimosa velloziana, Mimosa bimucronata var.adenorcarpa, Aloysia virgata, Reichembachia hirsuta, Capparis tweediana, Capparis speciosa,Bauhinia chacoensis, Ziziphus mistol, Cordia bordasii, Pithecellobium chacoense.

El estrato herbáceo está compuesto principalmente por:

Decliptera tweediana, Physalis sp, Jatropha grossidentata, Croton sp., Oxalis crosa, Dickya sp,Bromelia hyeronimi, Rivina humilis, Eupatorium squarrosoramosum, Justicia squarrosa, Borreria ocymoides, Talinum triangulare; Desmodium glabrum.

2.2. Campos cerrados

Denominado así por SPICHIGER et al. (1995); al igual que el anterior, se desarrolla sobre los suelos arenosos del Norte; denota una fisionomía mucho más abierta que el matorral, tendiendo a una fisionomía de “sabana-parque”, dado que algunos árboles y arbustos forman “isletas” con matas aisladas equidistantes, unas de otras, sin formar masas continuas y rodeadas por pastizales con dominancia de gramíneas tales como: Elionurus sp. y Schizachyrium sp.

Las especies arbustivas y arbóreas encontradas en estos campos son las siguientes:

Tabebuia aurea, Tabebuia hetaphylla, Cordia trichotoma, Pseudobombax sp, Luehea sp., Trema micrantha, Astronium fraxinifolium, Magonia pubescens e Hymenaea sp.

Entre los arbustos se destacan: Cochlospermun regium, Acacia praecox, Bauhinia chacoensis yBauhinia sp.

En el estrato herbáceo, se destacan: Lantana camara, Justicia brasiliana, Angelonia gardneri,Julocroton sp., Cleome sp., Macroptilium lathyroides, Crotalaria incana, Cnidoscolusalbomaculatus, Physalis viscosa, Jatropha grossidentata, Turnera krapovikasii, Dyckia sp.,Stachytarpheta sp., Macrosiphonia petraea var. pinnifolia, Petunia axilaris,entre otros.

2.3. Campos con espartillo (“espartillares”)

Son formaciones con una fisionomía de sabanas, constituidas por un estrato arbóreo aislado, sin estrato medio, sobre un pastizal de “espartillo”, Elionurus sp., Aristida sp. o Schizachyrium condensatum, de ahí la denominación de “espartillar”. Se desarrollan sobre paleocauces colmatados del Chaco Central, cuyo orígen serían los antiguos cauces del Río Pilcomayo y cuya edad oscilan entre los 3.000 – 5.000 años; sus suelos son de textura areno-limosa, sueltos y con un 60 – 80% de arena fina y muy poca arcilla, lo que permite una abundante infiltración de agua, que se traduce en la presencia masiva de herbáceas, especialmente durante el verano (época lluviosa), las que se encuentran ausentes sobre los suelos arcillosos e impermeables.

Estas sub-formaciones abarcan un área aproximada de 6.580 hectáreas, CIF (1991).

El estrato arbóreo se encuentra compuesto por Schinopsis balansae, Tabebuia aurea, Schinopsis heterophylla, Jacaranda mimosifolia, Astronium fraxinifolium y Pterogyne nitens.

Frecuentemente, las borduras de estas sabanas se encuentran invadidas por Acacia aroma(MERELES & DEGEN 1997), sobre todo en aquellas partes modificadas, lo mismo que Aloysia gratissima y menos frecuente con Celtis pubescens. SPICHIGER et al., (1991), mencionan que éstas sabanas son un elemento constitutivo no solo de éstos paleocauces sino de los médanos del Nor-oeste y la cima de cerro León; es probable que la fisionomía sea parecida; sin embargo, los orígenes del sustrato no son los mismos; en efecto, los médanos del Nor-oeste son de origen eólico y los paleocauces de origen fluvial y si bien la textura de los suelos es similar (suelos sueltos), su porcentaje de sedimentos es diferente; en efecto, los suelos de los paleocauces son del tipo regosol, ricos en limos, en cambio los de los médanos o dunas, son del tipo arenosol.

LOPEZ GOROSTIAGA (1984), menciona a éstas sub-formaciones como “formaciones herbáceas” o simplemente “campos”, en los que muestran una cobertura con exclusividad de gramíneas y menciona que en la sucesión, desde el Oeste hacia el Este, según el tenor de humedad, los mismos evolucionarían hacia los “campos con matorral”, más húmedos y finalmente hacia los “campos palmares” inundables, en las cercanías del Río Paraguay.

En efecto, esa sucesión se produce en la medida que los suelos también van evolucionando, lo que demuestra el carácter fuertemente edáfico de las sub-formaciones mencionadas.

Según el mismo autor, los mismos aparecen como unidades ubicadas en la periferia de los bosques en galería, lo que indicaría su vinculación genética con el modelado fluvial; siempre ocupan posiciones topográficas más altas que la formación herbácea del Chaco más deprimido, adoptando formas longitudinales.

Este autor dice además que se ha verificado una cierta relación entre el tipo de cauce colmatado y las especies arbóreas presentes, mencionando que Schinopsis balansae aparece solo en cauces angostos y que las demás especies arbóreas mencionadas se incorporan cuando la formación es más ancha y el cauce es capaz de almacenar más agua.

El estrato herbáceo, bastante rico, se encuentra dominado por el “espartillo”, Elionurus muticusy otras especies del mismo género, Aristida mendocina, Aristida adscencionensis var. condensatay Schizachyrium condensatum en suelos modificados; abundan las rizomatozas anuales que aparecen en la estación lluviosa.

Es de destacar que éstos campos de “espartillares” a medida que se desarrollan sobre los paleocauces que se encuentran más al Sur del área de las Colonias Mennonitas, ya en el límite con las formaciones típicas del Chaco más húmedo, van cambiando en la estructura de sus suelos, tornándose éstos cada vez más compactos, salinos y arcillosos, aunque cubiertos por una superficie de sedimentos sueltos (arenas y limos); esto influye directamente en la composición de la vegetación a nivel de estrato arbóreo ya que, aparte de los componentes usuales dentro de éste estrato, aparece otra especie de suelos más compactos y arcillosos, Copernicia alba, el karanda’y.

Este componente poco usual en los espartillares podría deber su presencia a que en ésta parte del Chaco, los suelos se constituyen ya en una faja de transición entre los más xerófitos del Norte y los más húmedos del Sur; por lo tanto, estos espartillares podrían considerarse como “de transición”, entre la vegetación del Norte y del Sur.

3. Bosque xerofítico sobre suelos en transición

Se presenta como una formación semiabierta pero más densa que la anterior, con árboles aislados y se denomina de transición puesto que en él se mezclan especies dominantes del matorral desarrollado sobre las dunas, con suelos arenosos y los elementos típicos del bosque xerofítico más denso del Chaco Central, desarrollado sobre los suelos arcillosos. En efecto, los suelos sobre los que se desarrolla este bosque corresponden también al de transición entre los arenosos del Nor-Oeste, los limosos del Oeste y los arcillosos del Chaco Central, siendo del tipo cambisoles, con preponderancia de limo sobre las arcillas y arenas; estos son menos sueltos, más compactos y con textura arcillo-limosa, con una mayor retención de agua superficial, pero arenosos arriba (hasta unos 40 centímetros), por lo que son considerados también suelos en transición hacia los más compactos del Chaco Central.

Esta formación ya se desarrolla con una precipitación un poco más abundante que la primera y ya con una caída más regular de las aguas (unos 500- 600 milímetros)

Las especies arbóreas predominantes son:

Aspidosperma quebracho–blanco, Schinopsis quebracho–colorado, Chorisia insignis, Prosopis alba(elemento preponderante de los barrancos consolidados del Río Pilcomayo y que aparece en estos sitios en forma aislada) y Prosopis chilensis.

Las especies preponderantes que intercalan en éste bosque xerofítico y que responden también a la transición en los suelos; son las siguientes: Pithecellobium chacoense, Ziziphus mistol, Ruprechtia triflora (aparece escasamente hasta consolidarse más hacia el Sureste y Suroeste), Pereskia saccharosa, Jatropha excisa, Syderoxylon obtusifolium, Ximenia americana, Cordia chacoensis, Cnidoscolus vitifolius var. cnicodendron, Cordia bordasii, Jatropha excisa var. pubescens, Capparis retusa, Mimosa castanoclada, Cereus stenogonus, Acacia aroma, Senna chloroclada y Quiabentia pflanzii.

El sotobosque es ya más bien ralo, en donde dominan especies de suculentas cactáceas y bromeliáceas como: Bromelia balansae, Bromelia hieronymi, Dyckia sp., Cleistocactus baumanii,Monvillea kroenlaini, Opuntia chacoensis, Gymnocalycium mihanovichii, Gymnocalycium pflanzii; Harrisia guelichii, Echinopsis sp., entre otras.

4. Bosque xerofítico sobre suelos arcillosos y limosos

Esta formación es probablemente la más típica del todo el Chaco Boreal por la superficie abarcada y la más rica en especies dentro de la parte más xerofitica del Chaco. La CIF (1991) menciona que esta formación cubre un área aproximada de 9.962.074 hectáreas, lo que equivale un 40,34% de la superficie del territorio chaqueño. La fisionomía de la vegetación es la de un bosque xerofitico mucho más denso que los descriptos anteriormente y con una cobertura arbórea muy aislada.

Se desarrollan con parámetros climáticos de una mayor precipitación pluvial (en años lluviosos en el área de Filadelfia, Chaco Central, en los últimos veinte años) y sobre suelos con una textura franco-arcillo-limosa, con abundante limo grueso y un porcentaje superior al 20% de arcilla, duros, compactos y con presencia de Carbonatos del Calcio y Magnesio, con dominancia de luvisoles.

Las especies preponderantes en el estrato arbóreo, son las siguientes: Aspidosperma quebracho-blanco, Chorisia insignis, Schinopsis quebracho-colorado.

A veces se desarrolla un segundo estrato constituido principalmente por Prosopis kuntzei,Zizipus mistol, Syderoxylon obtusifolium.

Este bosque xerofítico se encuentra constituido por las siguientes especies: Ruprechtia triflora(esta especie es dominante hacia el Sur y Sudeste, hacia Lolita y Campo Aceval, esta especie es sustituída por Thritirnax biflabellata, el matorral se transforma en un plamar xeromorfo, esta situación probablemente se registra debido a las características del suelo y al aumento de la precipitación), Stetsonia coryne, Capparis retusa, Cereus stenogonus, Capparis salicifolia, Maytenus vitis-idaea, Capparis twediana, Maytenus scutioides, Mimosa detinens, Acanthosyris falcata, Prosopis rojasiana, Prosopis elata, Achatocarpus praecox, Tritrinax biflabellata, Caesalpinia paraguariensis, Bulnesia bonariensis, Bulnesia foliosa, Prosopis hassleri, Prosopis sericantha, Bougainvillea campanulata, Bougainvillea praecox y Bougainvillea infesta (estas especies aparecen como un componente bastante común dentro del bosque xerofitico típico denso, hacia el Oeste, evidentemente sobre suelos con dominancia de limos; las mismas se encuentran casi siempre en las borduras, sobre los suelos ya modificados, siendo especies pioneras de ambientes modificados, al igual que Cercidium praecox, Capparis salicifolia y Castela coccinea, entre otras MERELES & DEGEN, 1997).

El sotobosque es ralo y en él preponderan las siguientes especies:

Bromelia balansae, Bromelia hieronymi, Opuntia chacoensis, Monvillea sp., Cleistocactus baumannii, Justicia brasiliana, Ruellia tweediana, Sellaginella sellowii, Ruellia geminiflora, Amaranthus muricatus, Anemia phyllitidis, Croton sp., Gouinia paraguayensis, Acmella oppositifolia, Ambrosia elatior, Jacaratia corumbensis.

Dentro de ésta formación es donde irrumpen la mayor parte de las sub-formaciones, relacionadas principalmente con la geomorfología y los tipos de suelos.

5. Matorral sobre paleocauces recientes del Río Pilcomayo (“peladares”)

Esta formación se desarrolla hacia el oeste, en las inmediaciones del Río Pilcomayo, sobre suelos muy ralos y extremadamente duros y compactos en seco y más blandos cuando húmedos, impermeables y con alto contenido en sales denominados fluvisoles compactados; cubren una escasa superficie. Según las imágenes satelitales se trata de antiguos cauces del Río Pilcomayo cuya edad no pasa de 2.500 años o menos; interpretaciones preliminares hacen suponer que el rumbo de la evolución de estos antiguos brazos va hacia el Sur-Oeste. En la actualidad, no se inundan durante las crecientes del río.

El matorral que se desarrolla es muy abierto, sin vegetación arbórea, con un solo estrato de vegetación y con un sotobosque completamente ralo, casi sin vegetación, de ahí la denominación de “peladares” (LOPEZ GOROSTIAGA 1984), (RAMELLA & SPICHIGER 1989).

Algunas especies típicas de estos cauces antiguos son: Bulnesia sarmientoi, Capparis retusa,Stetsonia coryne, Cercidium praecox, Capparis speciosa (las últimas dos aparecen cuando existe modificación antropógena; estas se comportan como especies pioneras, MERELES & DEGEN, 1998), Maytenus vitis idaea, Sellaginella sellowii.

Según LOPEZ GOROSTIAGA (1984), son formaciones arbustivas discontínuas, se localizan en el área de divagación y de derrames aluviales del Río Pilcomayo, formando paisajes sumamente inestables y heterogéneos; OEA – BID – PNUD (1977), menciona que éstos paisajes inestables serían la consecuencia del intenso modelado fluvial al que se encuentran sometidos; el primer autor agrega que el estrato arbustivo es dicontinuo apareciendo, entre otras Capparis speciosa, Vallesia glabra, Cereus coryne, Prosopis ruscifolia, Cyclolepis genistoides y Maytenus vitis- idaea.

RAMELLA & SPICHIGER (1989), consideran a los “peladares” como una forma empobrecida del quebrachal de Aspidosperma quebracho – blanco, con un mayor déficit hídrico y con una cobertura vegetal discontínua, en donde las especies preponderantes son: Thritrinax biflabellata, Ziziphus mistol, Bulnesia sarmientoi, Maytenus vitis idaea, Stetsonia coryne y Cereus stenogonus; ésta aseveración estaría más de acuerdo con la de TORTORELLI (1956), quien menciona que Bulnesia sarmientoi forma parte del bosque xerofítico con Aspidosperma quebracho blanco, Schinopsis quebracho-colorado y Ruprechtia triflora.

En realidad, éstos “peladares” probablemente hayan sido muy pobres en especies, sin la presencia de “quebrachos”, tanto Aspidosperma quebracho-blanco como Shinopsis quebracho-colorado. Actualmente se presume que fueron reemplazando al matorral abierto de Acacia aroma y Ziziphus mistol, ubicado primeramente sobre los derrames sueltos del Río Pilcomayo, de suelos con textura limo-arenosa, que, a medida que fueron consolidándose, dichas especies fueron reemplazadas por Stetsonia coryne, Capparis retusa, Bulnesia sarmientoi y Maytenus vitis- idaea, entre las más comunes.

En efecto, cuando estos cauces abandonados son relativamente nuevos, los sedimentos son muy sueltos y las especies pioneras son: Acacia aroma y Ziziphus mistol (forman masas monoespecíficas denominadas “mistolares”).

La CIF (1991), menciona a estos cauces antiguos/peladares como un “matorral de salinar” en donde la vegetación arbustiva toma un porte muy bajo y en donde las aguas transportan gran cantidad de sales y depositando sobre los suelos; agrega que ésta vegetación arbustiva está adaptada a éstos tenores elevados de sal, encontrándose especies sobresalientes tales como:Maytenus vitis-idaea, Stetsonia coryne, Prosopis ruscifolia y Capparis salicifolia, entre otras. Agregan que los salinares abarcan aproximadamente una superficie de 272.473 hectáreas o el 1,10% de la región chaqueña boreal.

6. Matorral de ribera del Río Pilcomayo

Se desarrollan sobre la ribera de éste río, sobre suelos con sedimentos sueltos y muy poca o ninguna estructura, del tipo regosoles y con dominancia de limos. Es probable que éstas formaciones sean las que sucedan con el tiempo a los bosques inundables de “palo bobo”,Tessaria integrifolia, Tessaria dodonaefolia y Tessaria ambigua, sobre los bancos limo-arenosos más consolidados del Río Pilcomayo.

Se destacan en el primer estrato de la formación, las siguientes especies: Vallesia glabra,Ziziphus mistol, Prosopis alba, Capparis speciosa, Geoffroea decorticans y Capparis retusa.

Ziziphus mistol y Geoffroea decorticans van reemplazando tanto a Vallesia glabra como aProsopis alba dentro del matorral, en la medida en que la formación se aleja del curso de agua y dicho matorral se torna más xerofítico, hasta transformarse sucesivamente en un “chañaral” con dominancia de Geoffroea decorticans o en un “mistolar”, con dominancia de Ziziphus mistol.

En el estrato medio se nota la abundante presencia de Solanum argentinum, arbusto de porte medio, muy abundante en la zona. El sotobosque es muy ralo y caracterizado por la presencia de Ruellia tweediana, Ruellia coerulea, Justicia brasiliana, Justicia dumetorum, Justicia xylosteoides y poáceas como Setaria leiantha, Panicum laxum, Panicum prionitis y Pappophorum krapovickasii.

7. Matorral de saladar (“saladares”)

Se constituyen en formaciones particulares dentro del bosque xerofítico denso, como consecuencia de la alta concentración de sal en los suelos. Son formaciones típicas que aparecen en ciertas partes del Chaco como en el Este, en el área de depósito de cloruros (bordeando a la sucesión de lagunas de la región), en partes equidistantes entre la ruta Nº 9, Trans-Chaco y hacia el Oeste de ésta, en el centro, así como algunos manchones hacia el Norte, bordeando a la laguna Trinidad y brazos del Río Timane.

La conformación de los saladares es, en general, la de un matorral carente de vegetación arbórea, de aspecto achaparrado y conformado por las siguientes especies dominantes que, evidentemente, soportan suelos muy salados: Maytenus vitis-idaea, Cyclolepis genistoides,Lycium nodosum, Lycium americanum, Grawoskia duplicata, Laphocarpinia aculiatifolia.

El sotobosque se halla compuesto por poáceas y bromeliáceas, en los sitios salados y en donde el tenor de sal es más alto, con costra salina de más o menos 2 centímetros de espesor y condiciones más extremas, aparecen sucesivamente Sesuvium portulacastrum, Sarcocornia perennis (Salicornia ambigua) y en condiciones más extremas, Heterostachys ritteriana; además de la bromeliácea típica de Tillandsia sp., estas especies son indicadoras de los “saladares” y no se encuentran como componentes de otras formaciones .

Entre el matorral denso típico y los saladares hay una faja de transición conformada por el bosque xerofítico con árboles en éste caso Bulnesia sarmientoi aparece y, debajo de este, un estrato arbustivo mal achaparrado, conformado por especies que soportan la salinidad de los suelos, estas especies van siendo reemplazadas según el tenor de salinidad; así sucesivamente van apareciendo en el estrato más bajo: Stetsonia coryne, Maytenus vitis – idaea, Cyclolepis genistoides y Bulnesia sarmientoi.

El estrato arbóreo del bosque típico va siendo reemplazado también, apareciendo Bulnesia sarmientoi, el “palo santo”, hasta constituirse ésta especie en el único componente arbóreo de ésta faja de transición. Esto es lo que típicamente se designa como “palosantales”, mencionado por primera vez con éste nombre por MORELLO& SARAVIA TOLEDO (1959), para la región del Chaco argentino, aunque HUECK (1978) menciona que formaciones puras de Bulnesia sarmientoi no se encuentran.

Estas formaciones se desarrollan sobre suelos con escasa posibilidad de agua, ondulados, impermeables y donde posiblemente llegue el límite de terreno inundable (SANJURJO, 1977) en tanto que MORELLO & ADAMOLI (1974) mencionan que Bulnesia sarmientoi aguanta cierto grado de asfixia en los suelos, con un alto tenor de salinidad, pudiendo considerarse a éste bosque el límite entre los ambientes inundables y no inundables; otros autores como LOPEZ et al (1987) mencionan que Bulnesia sarmientoi prefiere suelos bien drenados y que se encuentra siempre asociado a Schinopsis quebracho colorado; el primer autor agrega que éstos bosques penetran probablemente desde el Nor-oeste argentino, Chaco y Formosa, desarrollándose más hacia el Oeste del Río Pilcomayo.

Referencias de FIEBRIG & ROJAS (1933), mencionan que los palosantales son abundantes en el área de Puerto Casado, al NE del Chaco paraguayo, 22º 20′ S, 57º 55′ W, en las cercanías del litoral del Río Paraguay.

Otras formas de saladares están dadas por la formación de un matorral más abierto y conformado por las siguientes especies, casi únicas: Maytenus vitis – idaea, Bulnesia sarmientoi, Stetsonia coryne, entre las más abundantes.

Deja un comentario