Teléfono :
+549 387 5181219
Dirección:
Calle 123, Argentina
Email :
correo@redeschaco.org

Hidrografía

La Región Occidental o Chaco paraguayo no tiene la riqueza hídrica de la Región Oriental. Salvo el río Paraguay, que la bordea de NE a SO, y su principal afluente, el río Pilcomayo que la separa de Argentina, los demás cursos fluviales en general son de poca profundidad (por la escasa e irregular distribución de las lluvias), razón que los hace innavegables. Riegan el Bajo Chaco y suelen desbordar en época de crecidas, causando inundaciones. (ATLAS Y GEOGRAFÍA DEL PARAGUAY Y EL MUNDO 1997).

El río Pilcomayo baña una gran parte la región Occidental con sus afluentes. La mayoría de ellos no son navegables, pero cumplen una función importante para la irrigación de sus suelos. Entre los afluentes se encuentran el río Negro, río Verde y el río Monte Lindo. En el norte, el Río Timani cumple la misma función.

Referencia: http://www.pozohondo.org.py

Clasificación

La importancia de los recursos hídricos chaqueños se ve reflejada en la creación, en 1967, de una dependencia en el Ministerio de Defensa Nacional, denominada Aguas para el Chaco, con función de exploración y manejo del recurso. Actualmente, y luego de varias modificaciones funcionales, la unidad se denomina Dirección de Recursos Hídricos, dependiente del Ministerio de Agricultura y Ganadería. Desarrolla, conjuntamente con la cooperación alemana, gran parte de los estudios referentes a los recursos hídricos de la región.

Los ríos Paraguay, al Este y el Pilcomayo, al Oeste, son los únicos que mantienen un caudal significativo durante todo el año; el resto del sistema está formado por cauces y lagunas que tienen agua durante algunas semanas, después de las lluvias.

En consecuencia tienen gran importancia las aguas subterráneas, presentes en casi todo el Chaco paraguayo, principalmente al sur del paralelo 21º S, en varios niveles de profundidad. Debido a la presencia de sales evaporíticas entre los sedimentos, las aguas subterráneas poseen grandes contenidos de sales que limitan su utilización.

La presencia y características de las aguas subterráneas, su distribución, migración y calidad dependen principalmente de: las características de los sedimentos (composición química y granulometría); las precipitaciones (cantidad e intensidad absoluta), el nivel superior de las aguas subterráneas (N.S.); la conductividad hidráulica (permeabilidad); la posibilidad de drenaje; la cobertura vegetal, entre otros.

Migración de las aguas subterráneas regionales y su renovación

Los sedimentos del Chaco sureño son productos de la erosión, procedentes de los Andes, transportados en alternancia fluvio-eólica hacia el Este. Durante el transporte, se produjo una diferenciación, de tal manera que el material más grueso fue depositado preferentemente en el Oeste y el más fino en el Este. Por la disminución de la energía del transporte, se deposita más material en el Oeste, lo que resulta, en el Sur del Chaco Paraguayo, en un relieve con declive hacia el Este, de aproximadamente 360 m s.n.m hasta 60 m s.n.m (con un acceso relativamente más pronunciado en el Oeste). De acuerdo a la morfología transcurre la dirección de efluente y se inclina el buzamiento del S. hacia el Este, disminuyendo el N.S. del nivel libre del agua desde el Oeste hacia el Este.

En el Oeste, aparecen niveles de aguas subterráneas con diferentes grados de salinización. En el Este, se han encontrado solamente aguas subterráneas saladas. Mientras que en el Oeste se trata de una salinización “antigua” proveniente de una época en que el nivel de agua subterráneas, se hallaba en la zona de la evapotranspiración, en el Este, la evapotranspiración de las aguas subterráneas es todavía activa, causando un enriquecimiento de sales recientes. Determinaciones geocronológicas mediante análisis C14 arrojaron edades entre 26.000 hasta 33.000 años (NLIB, 1994). La zona de transición se caracteriza por el contacto de cuerpos de agua dulce, salobre y salada.

Una parte de la sal de las aguas subterráneas proviene probablemente del agua del Pilcomayo mismo, la cual presenta una conductividad de 340 uS/cm durante el nivel de agua medio (medido el 4/3/1994), y otra de las precipitaciones que constantemente aportan pequeñas cantidades de sal al sistema. (La erosión eólica que surge en superficies inadecuadamente labradas, alza polvo salino hacia la atmósfera, que se depositan en otros sitios como “fallout” cuando los vientos disminuyen o como “washout” con las precipitaciones. Las aguas de precipitación alcanzan hasta 250 uS/cm al comienzo de la época de lluvia).

De acuerdo a los datos obtenidos por la Dirección de Recursos Hídricos (DRH), las aguas subterráneas pueden entenderse como un sistema hidrogeológico conexo que, según las diferencias sedimentarias y su ubicación, se pueden clasificar en:

Recursos Hídricos Subterráneos

Constituyen uno de los más importantes como fuente de provisión de agua. Las reservas de aguas subterráneas son muy variables, así como su calidad. Varían en función a la geología local y regional y a las características del substrato. Se pueden distinguir tres grupos principales de acuíferos:

• Los acuíferos regionales con extensión restringida.

• Los acuíferos regionales de gran extensión.

• Los acuíferos locales.

Los acuíferos con mayor potencial (1 a 4m3/h/n) están localizados en el lado Oeste de los Departamentos de Boquerón y Nueva Asunción y en el extremo Norte del Chaco.

Complejo Acuífero Aluvial

Los sedimentos de este acuífero se relacionan al Cuaternario Chaco Aluvial (Qca). El Complejo Acuífero Aluvial esta formado por cuerpos de agua subterránea freáticos, sólo a veces tensionados, compuestos de arena finas, transportadas por los cuantiosos efluentes y por el río Paraguay hacia sus áreas inundables. Su agua subterránea generalmente es salada: sólo a veces aparecen pequeñas lentes de agua dulce temporarias, que prácticamente flotan encima de las aguas saladas. Durante la época seca, el agua efluente forma el “base flow” de los ríos chaqueños, que entonces llevan agua más o menos salada. El nivel superior del agua subterránea se ubica entre 1- 3 m.

En las áreas anegadizas del río Pilcomayo, los cuerpos sedimentarios de los paleocauces son importantes para la formación de aguas subterráneas aprovechables. Las inundaciones anuales causadas por aguas procedentes de precipitaciones y deshielo andino, son responsables de la formación y renovación de los yacimientos de agua dulce en un ambiente de agua salada predominante.

Complejo Acuífero Paleocauce (Campo)

Se trata de cuerpos de agua freáticas y semitensionadas que se formaron en los paleosistemas de drenaje acumulados del Pilcomayo y otros ríos chaqueños. Los sedimentos se componen predominantemente de arenas finas con granos bien redondeados y clasificados. Pueden estar intercaladas lentes arcillosas muy poco permeables. Las aguas subterráneas generalmente son saladas, con “lentes de agua dulce flotantes” aprovechables, con posible ocurrencia de infiltración indirecta y con el nivel superior de las aguas subterráneas fuera de la influencia de la evaporación.

El espesor de estos cuerpos de arena en el área de las Colonias Mennonitas varía mucho y llega a >25 m. Forman serranías morfológicas de varios metros por encima de la llanura de los “sedimentos arcillosos del monte”, lo que se podría atribuir a una inversión del relieve por causa de una compactación heterogénea, a su función como ríos de dique acumulado o a ambas circunstancias.

El nivel superior, en el Oeste, es mayor de 10 m y la parte oriental llega a menos de 4 m por debajo de la superficie.

Hacia el Oeste los campos lindan con “lagunas”, depresiones remanentes del drenaje, que se pueden relacionar con la formación de los campos o con sistemas de drenajes más recientes. Tienen aproximadamente 100 m. de ancho y penetran de 2 a 3 m. en los sedimentos del monte. Estos canales suelen tener conexión con pequeños afloramientos de agua subterránea dulce, originados a través de infiltración indirecta, igual que el afloramiento de agua dulce en los campos.

Hacia el Este, donde termina la deposición de la arena, se integran canales de erosión, denominados “riachos”. Empiezan, aproximadamente, en el área de la isolínea N.S. 3 m considerada como del N.S. “critico”

Complejo Acuífero Yrendá

Comprende las aguas subterráneas y semitensionadas de todo el Chaco al Sur, de la línea de 21º grados de latitud sur. Se ubica en diferentes niveles, generalmente a más de 50m de profundidad en el Oeste y 3m – 5m en el Este, con espesores de 25 a 45m. Normalmente, se componen de arenas finas y medianas, intercambiadas en estratos aislantes de material arcilloso.

Hasta una profundidad de aproximadamente 350m se pudo comprobar el aumento de la salinidad, de acuerdo con la dirección del efluente suberráneo (Este). En el Oeste, por tanto, predominan aguas de buena calidad, mientras que en el Este son saladas.

Del estudio realizado por la Dirección de Recursos Hídricos, se presenta la zonificación del Chaco con relación a las fuentes principales de abastecimiento de agua, por orden de importancia para consumo humano o ganadero.

 

Deja un comentario