Teléfono :
+549 387 5181219
Dirección:
Calle 123, Argentina
Email :
correo@redeschaco.org

Economía Mennonita

1 Producción Agrícola

En el Chaco los principales rubros agrícolas, en orden a la superficie sembrada, son sorgo forrajero, sorgo granífero, maní, algodón, tártago y rubros alternativos, como cártamo y sésamo. Últimamente están resultando con éxito experimentos con la siembra de soja, para encontrar otro rubro alternativo con mercado seguro. La actividad agrícola está casi totalmente mecanizada. A pesar de que la agricultura en el Chaco se ha resentido mucho por los rigores climáticos y ocupa apenas un 10% dentro de la producción económica, sigue siendo considerada importante, porque primero no es prudente apostar a un solo renglón productivo (la ganadería), y segundo es indispensable para asegurar el autoabastecimiento de forrajes y balanceados para la producción ganadera, principalmente la láctea.

2 Producción Ganadera

En el Chaco, la producción ganadera es el principal rubro de ingreso económico para los colonos. En la producción ganadera es más fácil que en la actividad agrícola de hacer previsiones y enfrentar los rigores climáticos del Chaco.

En cuanto a la producción de carne la raza bobina predilecta en el Chaco es el Cebú Brahman. Además de esta raza cebuína se crían, a más del ganado criollo, razas así llamadas europeas como (Santa Gertrudis, Hereford, Angus Rojo, Gelbvieh y Fleckvieh). Las colonias desarrollan un fuerte programa de cruzamiento para mejorar la producción de carne, tanto en cantidad como en calidad. Esto con miras a ser más competitivos en el mercado cárnico nacional e internacional. La producción de carne se hace casi exclusivamente a base de pasturas artificiales como (Buffelgras, Gatton Panic, Brizanta, Gigante, Estrella, Bermuda, Colonial, Tanzania,) entre otros. Con una buena alimentación y un manejo eficiente se llega a una tasa de extracción de 25 a 30%.

La producción láctea es otro rubro muy importante, que dentro de la producción ganadera de las colonias ocupa aproximadamente el 50%. La raza bobina de leche por excelencia es la Frisian Holstein (Holando). Otras razas como la Pardo Suiza, Gire y Yersy no ocupan ni el 10% del ganado lechero. Tampoco los programas de cruzamiento de la vaca Holando con el Cebú, para hacerla más rústica y resistente a los rigores climáticos, han prosperado, porque lo que se gana en rusticidad y resistencia, se pierde en producción.

3 Producción Industrial

3.1 La Agroindustria de las Cooperativas:

3.1.1 Productos lácteos

La producción de leche data en las colonias desde su tiempo de fundación. Muy pronto se dio una incipiente industrialización, primero a nivel casero y después cooperativo, para vender manteca y queso al mercado nacional. Con el correr del tiempo y el mejoramiento de las condiciones como rutas y comunicaciones, créditos, pasturas mejoradas y mejoramiento genético del ganado lechero y la introducción de tecnología avanzada con la instalación y el equipamiento de modernas plantas lácteas, la producción láctea se convirtió en un importante renglón económico.

De queso y manteca artesanal al inicio, la producción fue aumentando en cantidad y calidad. Hoy se produce: leche pasteurizada en sachet, leche larga vida, crema de leche, dulce de leche, cuajo, suero, diferentes variedades de quesos (como queso quartirolo, fundido, dietético, etc.) leche chocolatada, leche saborizada con diferentes gustos, leche descremada y diferentes tipos y gustos de yogurthes, etc. La instalación completa de la cadena de frío desde el acopio de la leche hasta los lugares de expendio del producto terminado por un lado, y la introducción de la Leche larga Vida (UHT) por el otro, han permitido hacer llegar este importante y preciado alimento a todos los consumidores interesados en el país, contribuyendo así considerablemente al aumento de la producción láctea de las Cooperativas.

En las Colonias Mennonitas chaqueñas, este rubro ocupa entre el 40 al 50% de los ingresos por producción agropecuaria.

3.1.2 Descascaradora de maní y prensas de aceite

Aunque con un bajón productivo en los últimos años, la producción de maní de las Colonias Mennonitas del Chaco es la más importante del país. El maní se exporta en parte como maní confitería y en parte para aceite. Parte del maní aceite es prensado también en las plantas de las cooperativas para aceite y expeler de alta calidad. Este último es un importante componente proteico para la producción de balanceados, principalmente para vacas lecheras.

3.1.3 Desmotadoras de algodón

El algodón fue un importante rubro agrícola en años anteriores en las colonias del Chaco. Hoy, igual que el maní, ha bajado mucho la superficie de producción. No obstante sigue siendo un rubro con potencial importancia. La zona algodonera del Chaco Central, con su clima seco y su suelo especial, se perfila como un potencial Centro de Producción de Semillas de algodón. La producción algodonera de las Colonias del Chaco nunca fue una producción importante, realizándose el desmotado en las plantas respectivas en Filadelfia y Loma Plata. La fibra se exporta principalmente a Alemania.

3.1.4 Fábricas de balanceados

Con la intensificación de la producción lechera, y siempre con el propósito de autoproveerse en lo posible con los insumos de producción necesarios, las Cooperativas instalaron fábricas de raciones forrajeras balanceadas para los diferentes rubros de producción animal. La base energética de estos balanceados es el sorgo en el Chaco, mayormente de producción propia. La base proteica constituye el expeler de maní, de algodón y el pelez de soja, en gran parte también de producción propia, por lo menos en lo que a expeler de maní y de algodón se refiere. Lo que se compra de afuera son las diferentes sales y vitaminas.

Se producen raciones balanceadas para vacas lecheras, terneros, novillos de engorde, caballos, gallinas ponedoras, pollos, cerdos y otros, todos con recetas acordes a la necesidad de cada rubro de producción. Estas recetas son confeccionadas y experimentadas mayormente por los propios técnicos de las Cooperativas.

3.1.5 Procesamiento de carnes

La producción de carne, principalmente vacuna, constituye aproximadamente el 50% de la producción económica de las Colonias Mennonitas del Chaco. Con el mejoramiento de la tecnología de producción, de las pasturas, como también de la calidad genética de los animales, la producción de carne se vuelve cada vez más importante, tanto en cantidad como en calidad. Un porcentaje menor del ganado vacuno (18 a 20%) es faenado y vendido a carnicerías en Asunción en mediareses, o es industrializado en forma conjunta con una menor proporción cárnica porcina. Así se producen por ejemplo 35 diferentes clases de fiambres, 9 de jamones, 6 de chorizos, 4 clases de parrilleros, etc. en diferentes marcas.

Aproximadamente un 80% del ganado es vendido todavía en pie en las ferias o a frigoríficos, donde en gran parte es faenado para la exportación. Existen planes concretos por parte de las cooperativas para construir uno o dos frigoríficos, y así acceder a la exportación propia y directa de su carne vacuna de alta calidad, cerrando así el círculo entre productor y destino final (consumidor) del producto.

3.2 La Industria del Sector privado:

3.2.1 Industria del metal

El “metal precioso” hierro fue muy escaso en las colonias durante los años de colonización. La mayoría de los colonos vino a su lugar de asentamiento con muy escasos recursos y equipamientos, y el lugar de abastecimiento (Asunción) estaba muy lejano; desde las Colonias del Chaco casi inalcanzable. Desde ahí se tenía que traer el hierro en varillas y planchuelas. Tres a cinco familias recibían en conjunto un arado y entre diez un carro. Azadas, palas, ejes y chasis de carros, baldes, palanganas, cuchillos, carpidoras, bulones, todo se tenía que fabricar con el escaso material férreo (hierro y chapa) disponible y conseguible. Con muy precario equipamiento se instalaban las primeras herrerías, para paliar la acuciante necesidad de implementos, herramientas, y otros enseres. Cuando en 1935 terminó la Guerra del Chaco y se retiraron los ejércitos, dejaron a su paso mucho material férreo de camiones, carretas, fusiles y otros, material aprovechado al máximo por los colonos. Tener un carro (polaco) propio, sin tener que compartirlo con otros, fue el gran sueño de cada colono.

Los tiempos fueron cambiando y mejorando. Con la mecanización de la agricultura desde la década del 70 surgió otra gran necesidad de herramientas y maquinarias agrícolas. Cientos de acoplados fueron construidos de los chasis de viejos camiones de la guerra.

Algunas de las antiguas herrerías fueron convirtiéndose en fábricas, demostrando gran habilidad en la elaboración de implementos complejos y adaptar otros a las necesidades de su zona. Cuando en las Colonias del Chaco se produjo el gran auge de la ganadería, con la consiguiente ampliación de las superficies de pasturas, esto fue otro gran desafío para las plantas metalúrgicas del área.

Se necesitaban nuevas herramientas para la preparación, limpieza y el mantenimiento de las pasturas. Hoy en día las fábricas metalúrgicas producen gran parte de los elementos que se necesitan para la producción agrícola-ganadera, como ser rolos, subsoladores y subsoladores a cuchillo, acoplados, sembradoras para siembra convencional, directa y eléctricas de semilla finas de pasturas, cosechadoras de semillas de pasturas, molinos de viento, como también tinglados, enrejados para ventanas y puertas, cercos de hierro, paragolpes para vehículos y otros.

Con la mejorada situación económica y la creciente complicación y sofisticación de la tecnología, se importa y se compra cada vez más máquinas y accesorios de extrazona. Pero sigue siendo importante la participación de los propios colonos en la provisión y fabricación de varios artículos de su necesidad.

3.2.2 Industria de la madera

Para solucionar sus necesidades en los tiempos de colonización, los colonos tenían que ingeniarse. Con un serrucho, un martillo y unos clavos fabricaban sus primeros muebles y utensilios domésticos. La madera utilizada en el Chaco para la construcción de los techos fue el Quebracho Blanco, para los marcos de ventanas y puertas el Palo Blanco y el Urundey, y el Labón para puertas y ventanas.

Actualmente en la mayoría de las Colonias hay carpinterías modernas y bien equipadas, que cubren totalmente las necesidades de las colonias y sus alrededores con muebles, otros implementos de madera y construcciones de muy buena calidad. Se fabrican muebles de oficina, de cocina, de living, camas, placares para dormitorios y otros ambientes, mesas, sillas, sillones, ventanas y puertas con sus respectivos marcos, techos, juguetes, estantes para librerías, y mucho más.

Últimamente también las maderas chaqueñas vuelven a cobrar importancia y aceptación. Del Quebracho Blanco, del Algarrobo, del Palo Blanco y también del Palo Santo se fabrican hermosas mesas, mesitas, sillas y sillones. Estas maderas con sus fibras y diseños especiales dan también un excelente parquet para pisos. Esta industria es un sueño y una oportunidad para un futuro inmediato.

Referencia: DYCK. s.f.

Deja un comentario