Teléfono :
+549 387 5181219
Dirección:
Calle 123, Argentina
Email :
correo@redeschaco.org

Son claves para comprender la dinámica, funcionamiento y, por ende, el manejo y producción a realizar. Así, el polo de calor de Sudamérica se encuentra en el Chaco y sus muy altas temperaturas estivales aceleran los procesos biológicos, activados aún más por sus lluvias concentradas en las épocas de elevadas temperaturas.

Presenta marcados gradientes climáticos con temperaturas medias anuales entre 18 y 26°C; alta evapotranspiración potencial entre 900 mm en el Sur y 1.500 mm en el Norte; precipitaciones máximas cercanas al río Paraguay (1.300 mm), en la mayor parte del Chaco Seco en torno de los 500 mm, alcanzando valores mínimos en los bolsones áridos (300 mm). La ausencia de una cobertura forestal expone los suelos a recibir enormes cantidades de energía calórica, lo que disminuye la disponibilidad hídrica para las plantas por las pérdidas evaporativas y la pérdida de estructura del suelo provocado por la volatilización del nitrógeno y del carbono. Literalmente, “se quema” la materia orgánica. Dichos elementos son cruciales, junto a la disponibilidad hídrica, para el logro de altas productividades.

Las lluvias, en general torrenciales, provocan, en determinados momentos y en sitios con nulas o bajas coberturas forestales, pérdidas en la fertilidad y estructura del suelo, provocando salinización e inundaciones, entre otros estragos. A su vez, las bruscas y grandes variaciones de temperatura provocan severos daños a aquellos cultivos y forrajes desprotegidos de estructuras forestales.

La región presenta gran diversidad de ambientes: con extensas llanuras; sierras; grandes ríos que la atraviesan; sabanas secas e inundables, esteros, bañados, salitrales, y una gran extensión y diversidad de bosques y arbustales (Sub regiones y zonas ecológicas del Chaco Argentino). Todo esto, se traduce en una alta diversidad de especies animales y vegetales que hacen del Chaco una de las Regiones claves en términos de biodiversidad. Presenta también un alto, aunque dispar, potencial hídrico, un alto potencial energético (energía solar y eólica), y suelos en general con buenos niveles de fertilidad.

Deja un comentario